Amontillado

Singular, elegante, interesante: el amontillado lleva en su nombre la tierra que lo ve nacer. Combina dos tipos de envejecimientos: velo de flor y, posteriormente, crianza oxidativa. Este equilibrio lo convierte en un vino complejo, amable, sutil. Inolvidable.