Jose Ruz junto a Antonio Figuereo, nos trajeron varias maravillas de esta gran bodega como es Pérez Barquero, un icono en la D.O. Montilla Moriles.
Vinos e historia siempre van de la mano, y en este caso, con más razón. Pudimos disfrutar de vinos de tinaja, fino en rama, amontillados, palo cortado, olorosos, dulce de PX y hasta un vermouth o un buenísimo Brandy. Todo un regalo para los asistentes.