Montilla-Moriles

El aire de la uva

Un olor característico de mosto y flor llena nuestras calles blancas. El saber y la historia de los pueblos entre viñas han levantado un antiguo sector vitivinícola, articulado desde 1945 en una denominación de origen propia: Montilla-Moriles.

Suelos de albariza, cepas de pedro ximénez, horas de luz y veranos largos. El viñedo salpicado de casas y lagares, donde se desarrolla una elaboración tradicional. Y de vuelta a los núcleos de nuestros pueblos, las bodegas silenciosas, la crianza en las botas, las viejas soleras. Nuestro mundo.