La vendimia

La alegría en las colinas

Septiembre culmina el esfuerzo en el viñedo de Montilla-Moriles. Días de trabajo temprano, tiempo de alegría. Manos expertas seleccionan las uvas de pedro ximénez, que han alcanzado ya la plenitud de su personalidad concentrada y llena de encanto.

En medio de un mar de cepas soleadas, el Lagar de la Cañada recibe el fruto de nuestros mejores pagos. El traslado de la uva es tan cuidadoso como el posterior prensado. Ya desciende el primer mosto, y el ambiente se llena de un aire fresco y dulce.