La juventud

Los primeros vinos

Cada añada se repite un prodigio. La fermentación controlada transforma el mosto en vino, un proceso natural que se culmina en las tradicionales tinajas de cemento.

Alineadas en viejas naves, las tinajas afinan lentamente el líquido pálido y aromático. En la boca del recipiente lo vemos borbotear: empieza su camino, será embotellado como blanco joven o pasará a las botas para ser vino generoso. Sus cualidades y nuestra experiencia deciden.